miércoles, 7 de febrero de 2018

brick to brick

"uno menos en la calle"
al menos uno menos
dijimos las dos
No creemos en que el amor todo lo pueda
Creemos en el trabajo diario
enjundioso
en que se construye
Sí. El amor se construye
El de esas relaciones que sabés
son para el infinito ida y vuelta
Se construye

Él tiene los ojos grandes
y la sonrisa nueva
algo desdentada en sus seis años
Las manos flaquitas
y le gusta nadar
´No tiene conciencia fonológica´dicen
los que dicen de aquello que decimos
Pero tiene conciencia del amor
O al menos
la va(mos) construyendo

sábado, 20 de enero de 2018

Ahora

rozar la voz de La que no te deja regresar
habilita el decidir
Y sí
Lo haremos con luces
Vivir, claro

entonces
el todo,
casi cincuenta y siete años después

/Mamá
estarías orgullosa de mí
Gracias por enseñarme a ser fuerte,
por esta vida/

Y ahora,
un hijo

SEG enero2018

lunes, 6 de noviembre de 2017

al Brujito

los sórdidos
culpan al río
como si no supiéramos
que tenías alas
subacuáticas

seg 011117

lunes, 23 de octubre de 2017

el último río

Y hubo un espejo
en el que no te miraste
el último río

Las furias enteras soslayaron el cielo
En esas conjunciones
es que se extravían
las noches como esta
Creíste era el final
Pero ya todo es ahora
No hay nada pero nada más

SEG
20.10.17

lunes, 18 de septiembre de 2017

mi aromo

En el fondo de la casa de Paso del Rey había un aromo. Lo había plantado el abuelo Héctor cuando apenas estaban los cimientos en ciernes, allá en 1961. Desde entonces, ya a finales de agosto yo miraba por la ventana de mi cuarto que daba al patio y si no recordaba el día no necesitaba mirar el calendario, el aromo gritaba el equinoccio próximo. En julio del 83' nos mudamos a BA. Al llegar y acomodarnos luego en Boedo, una de las primeras cosas que hice fue ubicar un vivero japonés que había en el barrio. No había podido traerme el aromo del fondo y ni pensar en lastimarlo. Tenia pocas fotos de él, no teníamos cámara de fotos, así es que casi ninguna foto tengo de mi aromo. Mi aromo. Fue mi amigo imaginario y mi alumno cuando empecé a dar clases de literatura (a los doce años me pegó fuerte Robinson Crusoe). Sobre sus ramas construí mi primer refugio y también grabé los nombres de los primeros deseos. Y no lo traje a BA. Sé que al igual que yo se hubiera deprimido, al menos, el primer año. Por eso fui al vivero y le pregunté al señor, dueño y japonés, que atendía el vivero. Le conté de mi amigo y le dije que quería un bonsái de aromo.
Y entonces escuché la sabiduría oriental por primera vez:"el aromo es el único árbol que no puede reducirse a bonsái".
Ahí entendí por qué éramos amigos. Porque éramos irreducibles.
Disfrutemos su belleza. Salú.

lunes, 14 de agosto de 2017

qué


A Santiago Maldonado

Eso
qué hacemos con esto
Con la ignominia
Con la salvaje humanidad que nos soslaya
y nos deja el aire
envasado
en preguntas


SEG  010817

lunes, 24 de julio de 2017

Generación del 27

También en Changsha/ había otoño
Y levantamientos
La guerra ciega/ la sangre/ las manos
Y ella que no está más/ Esos bastardos
Y ella que se derrumba/ y renace/desde la conciencia liberada
La cosecha de otoño/ y las manos que brotan/ 
Las únicas voces que no se duermen
son las revolucionarias

SEG
El Mao amoroso. En progreso